viernes, 3 de septiembre de 2010

- Lo que te estoy diciendo es que me gustan tus manos. Me gustan tanto que sostendría una en la calle. Lo que te estoy diciendo es que lo que me gusta, no son tus manos.